El Diseño

Todo en la naturaleza tiene un diseño. Y todo diseño responde a un sentido. Nosotros y nuestra casa, como parte de la naturaleza, nos integramos y creamos una comunicación. Nosotros comunicamos y nuestra casa comunica. Habla de un espacio abierto, social, íntimo, silencioso, musical. Este espacio que, según el diseño, invita a habitarlo de distintas maneras.

Descripción:

Previo a la construcción de una casa siempre hay un diseño. Haciendo un plano con un arquitecto, generando un diseño en nuestra mente, dibujando un croquis en papel o incluso sobre la tierra. Siempre un diseño busca captar un sueño, el de la casa propia. Por eso el momento de diseño es el de crear el deseo y empezar a darle forma. A cada sueño particular, dejando volar la creatividad más allá de los mandatos sociales. ¿Sueño con una casa cuadrada o eso es lo que se supone que debe ser una casa? Tal vez mi sueño es hacer la casa del árbol, y este es el momento de ver si de alguna manera es posible. O la cabaña en medio de la naturaleza…

En diseño bioclimático, éste es parte de un sistema permacultural. Nuestra casa entendida como parte de un todo, en relación con la huerta, con los espejos de agua, con los cuatro elementos.

Los cuatro elementos: Sol, Tierra, Agua y Viento

El Sol: es la orientación de nuestra casa para aprovechar el calor y colaborar para protegernos del frío. Nos permite además el aprovechamiento de energía solar, de estufas y hornos a través del uso de la madera, la luminosidad de los ambientes y su beneficio en jardines y huertas.

La Tierra: es la materia que da forma a nuestra casa y es la que recibe al sol, al viento y al agua equilibrando el frío, el calor y la humedad.

El Agua: es el alimento y la limpieza. Alimento en forma de recolección y acumulación de aguas potables; limpieza a través del uso y tratamiento. También el agua nos invita a protegernos de ella para que los espacios habitados permanezcan secos.

El Aire: es lo que nosotros y nuestra casa respira. Es el aprovechamiento del viento para la energía y también nuestro resguardo para que éste no erosione nuestra casa.

FOTO 4 ELEMENTOS FOTO 1  

Otros participantes del diseño:

Clima: Varía mucho el diseño en función del clima cálido, templado, frío; zonas sísmicas, lluviosas, desérticas, etc. No es lo mismo diseñar una casa en la Pampa Húmeda que en el Litoral o en Noroeste. Tampoco es lo mismo construir una casa en zonas con poco o mucho sol, con días largos o cortos. Siempre buscamos una sintonía con el entorno, lograr entrar en diálogo con el clima que nos rodea.

Entorno: Nos preguntamos qué es lo que nos rodea, cómo nos vinculamos con la realidad próxima. Si vivimos solos, si nuestro primer vecino habita a 1000 metros de nuestra vivienda, si habitamos un barrio de casas pegadas, en un entorno con fábricas, en un barrio parque, etc. Aquí sobretodo pensamos en el entorno social, el vínculo de nuestro hogar con otras familias o habitantes del espacio cercano.

Pero también el entorno es el diálogo con el paisaje. Con la zona montañosa, las lomas, la llanura o los bosques que nos rodean.

Y la accesibilidad. Si la casa tendrá acceso para vehículos o sólo será posible llegar a pie; si ésta tiene acceso a luz eléctrica, gas y, sobretodo, al agua. No es lo mismo una zona con agua de red, si hay que acarrearla desde un río o si la extracción es de pozo. Pensamos además la accesibilidad a centros urbanos con otras infraestructuras necesarias.

Por último, las características específicas del suelo sobre el cual construiremos. Si el suelo es arenoso o rocoso; si la tierra firme está a los 60 cms. o a 1,20 mts.

Técnicas y materiales: Con qué y cómo haremos la casa. Tendremos en cuenta los materiales y las técnicas para construir la casa. En relación a los materiales, es bueno evaluar cuáles abundan en nuestro entorno e incluso cuáles están disponibles en el mismo terreno; cuáles nos gustan y elegimos aún cuando haya que traerlos de otro lado o comprarlos. La forma que elijamos para nuestro hogar estará en relación con las técnicas y los materiales, ya que hay combinaciones más compatibles. Por ejemplo, si pensamos una casa con muchas curvas (círculos y espirales), el adobe o el modelado directo se prestan más armónicamente que la quincha o el encofrado. Una casa con más líneas rectas (hexágonos, octógonos, cuadrados) es muy funcional realizarla con técnicas de quincha, encofrado, chorizo.

Recursos económicos: el diseño de una casa es un equilibrio entre tiempo y dinero. Sí queremos destacar que una casa de barro permite una elección entre múltiples posibilidades ya que verdaderamente se puede hacer una casa con muy poco recurso financiero, materiales abundantes de la zona y autoconstrucción. En cambio una casa convencional, construida con ladrillos y cemento, parte de materiales que es necesario comprar. Además de los materiales, es importante evaluar quién hará la casa. Si se construirá a través de autoconstrucción, con albañiles contratados, si éstos están acostumbrados o no a construcción natural. Más allá de que el barro es fácil de aprender, hay técnicas más parecidas a la construcción convencional, como el adobe (ladrillos de barro). También es importante evaluar la cantidad de gente que hará la casa, si es solo la familia, si es la comunidad de amigos a través de mingas, si es a través de formas híbridas, contratando además a albañiles.

El tercer factor a tener en cuenta para evaluar el costo es el tiempo del que disponemos para construirla. Dependiendo si haremos la casa en muchas etapas o toda junta será más conveniente alguna técnica en particular. Aún si decidimos construir la casa en etapas, siempre es conveniente pensar el diseño general para que las ampliaciones ya estén contempladas desde el comienzo.

Uso: Además de tener en cuenta el clima, la ubicación, los materiales, el entorno y los recursos financieros, lo más importante es diseñar en función del uso que daremos a la vivienda. Cuánta gente va a vivir, sus hábitos. No es lo mismo usar la casa como hogar y también como oficina, usarla sólo como espacio familiar, necesitar una huerta, proponer un espacio de mucho uso social o una casa más cercana a un refugio íntimo y solitario. El uso es parte del sueño en el cual nosotros somos los protagonistas. Porque la casa la diseñamos para ser vivida.

 

Share Button